Hoy que retomo el proyecto de todo lo relacionado con mi libro “¡Yo soy Dios!” me viene a la cabeza algo que escuché hace algún tiempo y que me hizo reflexionar. Y creo que es un punto de partida fantástico para este blog porque la idea de Dios sería inviable si no fuera aparejada de la libertad. Si Dios no fuera libre, no podría ser Dios. Y eso me conduce al objeto de mi reflexión:

“El ser humano es la única criatura del planeta que necesita ser gobernada”

Lo cierto es que, absurdamente, las personas buscamos con una denodada dedicación limitar nuestras libertades hasta extremos inimaginables. Y quizás sea que ser libres nos asusta. Porque si recuperamos nuestra libertad entonces probablemente ya no nos quede ninguna excusa para no ser Dios, para no alcanzar nuestros sueños, para no construir la vida que realmente quisiéramos.

La libertad es hacer siempre lo que te apetece

La libertad es hacer siempre lo que te apetece

Si cuando llega fin de mes, tienes que pagar una hipoteca, lo siento amigo… No conoces la libertad.

Si tienes que ocultar conversaciones para no tener conflictos con tu pareja, exacto… No eres libre.

Si tienes un jefe al que obedecer ocho horas diarias a cambio de un salario, ya lo has adivinado ¿verdad?… La libertad no es para ti.

Si fruto de tus actividades has adquirido multitud de tediosas obligaciones con el gobierno, ya sabes… No tienes libertad.

Si te han enseñado a tener miedo y no haces un montón de cosas porque te asusta lo que pueda ocurrir, qué te puedo decir… Ser cobarde es no ser libre.


Apuesta por la libertad

Llegamos al mundo completamente libres y rápidamente domestican nuestros corazones privándoles de aquello que nos hace todopoderosos: la libertad. Y lo hacen de una forma sutil, soterrada, sin que nos demos cuenta. Nos engatusan con las bondades de todo aquello que nos ofrecen tener y que supuestamente nos hará extraordinariamente felices. Y somos incapaces de ver que cada una de esas cosas la pagamos con un pedacito de libertad.Nos engañan haciéndonos creer que obtener el amor, conlleva renuncias. Y al final nos encontramos viviendo una vida que diseñaron otros, con una hipoteca que pagar, con una pareja, con un trabajo por cuenta ajena, pagando impuestos y más impuestos, asustados por lo que pueda ocurrir mañana y preguntándonos dónde está esa felicidad que nos prometieron…

La felicidad sólo es posible en la libertad. Y nos fuimos deshaciendo de ésta para adquirir un sucedáneo de aquélla. Algunos nunca llegan a comprender esto y así consumen su vida buscando en el lugar equivocado. Yo me siento afortunado por haber descubierto esta farsa. Y quiero ser feliz, así que ando súper ocupado en ser libre.

Los cruzados por la libertad nos reunimos en ¡YO SOY DIOS! – EL LIBRO


3 comments

  1. Y en donde son las reuniones de los libres, de los realmente felices.

  2. Magnificent website. Lots of useful information here. Im sending it to some friends ans also sharing in delicious. And obviously, thanks for your sweat! eakfekkgkdgf

  3. Hello! Cool post, amazing!!!

Deja un comentario